viernes, 4 de enero de 2008

El Hombre Elefante


La idea de esta publicación asomó cuando un periodista – compañero – amigo, de" El Puntal", Iván, me comentó sobre este asombroso y extraño personaje. Este periodista escribió hace poco una nota en el periódico. Yo me sentí motivado a contarles la historia de “el hombre elefante”.

En 1862 nace Joseph Carey Merrick en Inglaterra. Se hizo famoso con el mote que titula esta publicación. Falleció a los 27 años.

Se ganó tal apodo que lo llevo a la popularidad debido a sus deformaciones corporales. Sin embargo, aseguran que poseía una gran inteligencia que solo se conoció en sus últimos años de vida.

Sus anomalías comenzaron a los 18 meses de edad, en caras, manos y piernas. Debido a esta compleja situación, y a la discriminación que crecía junto al desarrollo de Joseph, su madre, Mary Jane, se apegó mucho a él.

Uno de los momentos más duros para Joseph fue la muerte de su progenitora la persona que más amor le había dado. Su padre se casa con otra mujer con dos hijos y los problemas se acrecientan. Las burlas ya eran permanentes y lo obligaban a conseguir trabajo sin preocuparles que sus limitaciones físicas no se lo permitían. Le recriminaban que las usaba como excusa para no trabajar. Su madrastra le sacaba rápidamente la comida diciendo que ya era suficiente por lo poco que aportaba en la casa. Una bajeza total.

Trabajó un corto período de tiempo en una fábrica de cigarrilos, hasta que la deformidad de su mano derecha le impidió seguir con las tareas que realizaba.

Las deformidades y dolores iban aumentando, su padre le consiguió un carro para trabajar de vendedor ambulante pero no resulto porque su aspecto impactaba a las demás personas. Tenía problemas en la cadera y su mandíbula seguía creciendo, ya no se le entendía lo que hablaba.

Siempre intentaba fugarse de casa hasta que su padre lograba convencerlo del regreso prometiéndole un trato mejor. A los 15 años, cansado de la desgraciada vida que llevaba, se marcha para siempre.

Dormía en la calle hasta que un tío se enteró y lo llevó con él. En sus biografías, Joseph destacó siempre el buen trato de este hermano de su padre. Decidió irse de este hogar porque no quería abusar de su amabilidad. Aún sabiendo que no vendería nada, salía todos los días con mucho esfuerzo a recorrer las calles.

Le decían “el hombre elefante” por una protuberancia que se formaba en su rostro.

La única forma que encontró de ganarse la vida era recorrer distintos países exhibiéndose en ferias. Ocurrieron muchas anécdotas, que por cuestión de espacio es imposible relatarlas acá. Todas tienen que ver con grandes discriminaciones a su persona y las dificultades para cualquier cosa que el desease hacer.

Un dato curioso es que el propio Merrick y algunas personas más, creían que la culpa de sus deformidades se debían a que, cuando su madre estaba embarazada, en una feria multitudinaria, cae ante el gran amontonamiento y es pisada por un elefante. No hay otros casos en el mundo que presenten estas mismas imperfecciones.

Merrick siempre fue muy educado y respetuoso hacia el trato con los demás. Cuentan que la primera vez que una mujer que no era su madre le dio su mano, se puso a llorar emocionadamente. Esto habla de hasta que punto los sentimientos de una persona se pueden potenciar por culpa de la crueldad de los demás.

Resulta increíble que una persona que fue tan vergonzosamente maltratada, a la que la humillaban en la calle o a donde fuera, nunca tuviera vestigios de rencor, de malicia. Esto refleja como discriminamos a muchas personas por salirse de la norma que muestra la mayoría. Los monstruos somos nosotros cada vez que marginamos a alguien. No puedo imaginarme el inmenso dolor de ese hombre al ser rechazado.

David Linch hizo una película de la vida de Merrick. “El Hombre Elefante”, a la que no tuve oportunidad de ver. Los comentarios de ella son muy buenos. Pueden observar un fragmento de la misma aquí abajo.


Les dejo también un fragmento de uno de los poemas que escribió Joseph:

Es cierto que mi forma es muy extraña,
pero culparme por ello es culpar a Dios;
si yo pudiese crearme a mí mismo de nuevo
me haría de modo que te gustase a ti.
Si yo fuera tan alto
que pudiese alcanzar el polo
o abarcar el océano con mis brazos,
pediría que se me midiese por mi alma,
porque la verdadera medida del hombre es su mente.

El tema musical es “Retribution - Storm of the Light´s Bane” de Dissection, una banda sueca surgida a comienzos de los noventa. Puro Death metal.
Parte de esta canción dice:

En mi oscuridad esclaviza permito que se borre tu raza débil.
Todavía repite sus gritos la tierra pura del mal que aquí prospera.
Marca la muerte el ' dios ' en el crepúsculo para una edad oscura. Su creación que plagada con la sangre venenosa.
El cielo eclipsado por una niebla negra del odio donde la calidad no puede alcanzar las quemaduras del fuego en llamas oscuras.


12 comentarios:

Anahí dijo...

Javi llevaste esta publicacion a un lado verdaderamente humano!
Muy interesante lo que escribiste!
En serio me gusto mucho!
Es interesante en un sentido bizarro ver como el hombre es su propio enemigo..
Es decir... El mismo hombre creo todo y a la vez lo destruye!
Por dios a lo que llega la raza humana a veces !
Pero bueno... Tambien me gusto mucho lo que destacaste que nunca tuvo momentos violentos... Es decir hoy en dia se vive en un entorno donde la violencia es la Vedette del momento... y pensar que este hombre sufrio tanto y sin embargo logro afrontar sus problemas..

Me fascinan tus publicaciones Javii!

La vecina!

(( Medio frustrada, enojada , impotente, celosa...entre otras! ))

Cecilia Fernandez dijo...

mmm ya falta poco javi!!!
La verdad es que me gustó mucho lo que posteaste...me llegó, siempre me dio mucha impotencia ver el desprecio ajeno y la burla que no es más que la manifestación de la inseguridad de quien ataca al marginado... es muy triste me recuerda al jorobado de notre dame! ejem,estoy esperando el post que prometiste... jeje
Bueno señor nos vemos... esta vez nos vemos de verdad!=P


ya le puse rollo a la cam!

Janet dijo...

Hola Javi!!, ésta de más decirte que el blog esta buenisimo, pero en éste caso me llega más de cerca ya que la discriminación afecta muchisimo a la persona que la sufre y también a su familia y entorno. Realmente creo que quienes discriminan son enfermos, si, sufren una grave patología, la cual no reconocen. Me gustó muchisimo que hayas tratado este tema. espero que todos se pongan un minuto a reflexionar cuántas veces han discriminado, han mirado de mala forma a alguien, o han hecho sentir (SIN SENTIDO)mal a otra persona, otro humano. Lo más importante es seguir adelante y ser fuerte, es la unica forma de sobrellevarlo...
te mando un beso y espero que estés bien..

nati dijo...

mmmm muchas minas firman por aca
javimetal
jaja
igual ya te voy a mandar un mensaje
}jaja
unbeso señor

Anónimo dijo...

mmm.. hay alguien celosa por aqui???,tranquila que hay para todas, jaja

marcelo j. silvera dijo...

Cuántos fenómenos de feria tenemos por alli por nuestras discriminaciones...
Otro dato curioso que no agregaste:
En la película original llaman Jhon Merrick al desfigurado protagonista, aunque su verdadero nombre era Joseph Merrick, esto es a consecuencia de basar el guión en lo escrito por Frederick Treves, ya que todas las oraciones en donde aparece el nombre de Joseph, fueron ralladas por Treves y cambiadas por John. ¿Porque? Es uno de los misterios que estos personajes se llevaron a la tumba.

Exitos.

PD: el final del mensaje de Cecilia está ligado al post anterior? Digo, a la foto adanesca?

Javimetal dijo...

¡Eh! ¿Porqué están todas tan celosas, tan susceptibles?

Anahí:

¡Ja! Siempre firmás primera!
Muy buenas tus conclusiones. A veces nosotros nos quejamos por cosas mucho menores de los problemas que le tocaron a este hombre.
¡La violencia engendra más violencia, guerras, exclusiones, discriminación, muerte!...
Besos y no estés tan mal.

Cecilia Fernández:

¿Qué decirte?...
¡Nos vimos de verdad! ¡ja!
Aunque haya sido solo un ratito sirvió para conocerte personalmente después de haber hablado tanto con vos. Lástima que estemos tan lejos.
Un gran beso.

Janet:

Si, tal cual lo dijiste, los que discriminan sufren una grave patología. ¡Bien dicho! Pero lamentablemente nunca llegarán a sentir el mismo dolor que siente el marginado.
Ojala que todos reflexionemos.
¡Te mando un beso enorme!

Nati:

Pura casualidad lo del sexo femenino...
¡Un beso señorita!

Marcelo J. Silvera:

No sabía ese dato de la peli, la verdad que ni idea de porque puede ser. Estuve buscando pero nadie sabe.
Con Ceci todo muy bien, saqué fotos con mi cámara nomás. Y estuvimos solo un ratito juntos. Fue una de las cosas gratificantes de esta página.

marina dijo...

que en 1862 la gente mirara como un fenómeno a una persona con una especie de trompa en la cara no me sorprende tanto, como caminar hoy
"2008" con mi hijo de 17 años que tiene el pelo largo y con rulos y que ¿Lo miren y le griten barbaridades? va lenta la evolución no? siempre pero siempre, lo diferente nos asusta... porque será?

Javimetal dijo...

Marina:

Muy acertado el ejemplo que das. Si, 2008, siglo XXI y seguimos renegando de las diferencias, promulgamos la diversidad pero nos jode lo distinto, lo que sale de la norma.
¡Que bichos raros somos todos los seres humanos, pero más que por lo físico, por nuestras actitudes contradictorias!
Un beso.

Dra Parca dijo...

Parece la historia del jorobado...

Con una moraleja bien grande. Salu2

Javimetal dijo...

Dra. Parca:

Es verdad, tiene muchos puntos en común con la historia del jorobado. Ambos fueron discriminados por ser distintos.
¡Saludos!

ale dijo...

la discriminacion existe en todos lados, yo la sufro constantemente por mi sobrepeso...lo estetico siempre sobrepasa lo interior...muchos amigos me hablan que discriminar esta mal, pero cuando les pregunto si tuvieran que elegir entre una chica de peso "normal" y una con sobrepeso sin dudarlo elijen la chica con peso normal...y vos?