jueves, 26 de febrero de 2009

El momento decisivo


Henri Cartier Bressón fue uno de los mejores fotógrafos del mundo. Nacido en Francia, creador del foto reportaje. En este texto, él explica parte de su ideología y de su trabajo.


EL REPORTAJE


El reportaje plantea los elementos de un problema, fija un acontecimiento o unas impresiones. Un acontecimiento es siempre tan rico que uno gira alrededor mientras se desarrolla, buscando una solución. A veces se la encuentra en pocos segundos y otras veces exige horas y días; no hay solución estándar, no hay recetas, hay que estar preparados como en el tenis; los elementos del tema que hacen saltar la chispa, frecuentemente están separados; uno no tiene el derecho de unirlos por la fuerza; fabricar una puesta en escena sería trampear. De ahí viene la utilidad del reportaje; la página reunirá esos elementos complementarios repartidos en varias fotos. La realidad nos ofrece una tal abundancia que contar, simplificar pero, ¿se corta siempre lo que se debe?. Es necesario llegar, trabajando, a conseguir una disciplina, a tener conciencia de lo que se hace. A veces, uno tiene sentimiento de haber tomado la mejor foto posible y, sin embargo, sigue fotografiando porque no puede prever con certeza de qué manera el acontecimiento se desarrollará. Es necesario, por el contrario, evitar gatillar inútilmente, evitar fotografiar rápido y maquinalmente, cargándose así de croquis inútiles que recargan la memoria y perturban la nitidez del conjunto. El fotógrafo no puede ser un espectador pasivo, no puede ser realmente lúcido si no está implicado en el acontecimiento. La memoria es muy importante, la memoria de cada foto tomada al galope, a la misma velocidad que el acontecimiento; durante el trabajo uno debe estar seguro de no haber dejado agujeros, de haber expresado todo, porque después será demasiado tarde; no se podrá hacer desandar el tiempo...


...De todos los medios de expresión la fotografía es el único que fija un instante preciso. Jugamos con cosas que desaparecen, y cuando han desaparecido es imposible hacerlas revivir. Uno no puede retocar el sujeto; cuanto más se puede elegir entre las imágenes recogidas para presentar el reportaje. El escritor tiene el tiempo para reflexionar antes de que la palabra se forme, antes de ponerla en el papel; puede relacionar varios elementos, los unos con los otros. Hay un período en el cual el cerebro olvida, y se produce una especie de decantación. Para nosotros lo que desaparece, desaparece para siempre; de ahí nuestra angustia y la originalidad esencial de nuestro oficio; no podemos rehacer nuestro reportaje una vez que uno ya está en el hotel, de vuelta. Nuestra tarea consiste en observar la realidad con la ayuda de ese cuaderno de apuntes que es la cámara, fijándola pero sin manipularla ni durante la toma, ni en el laboratorio mediante trucos, porque eso es visto por quien sabe ver. En un reportaje fotográfico uno llega, como el árbitro, para contar los golpes, como una especie de intruso, fatalmente. Hay que acercarse al sujeto con pie de plomo, incluso si se trata de una naturaleza muerta. Hay que andar con guantes, pero teniendo el ojo alerta. Sin precipitaciones, porque no se golpea el agua antes de pescar. Nada de fotos con flash, por supuesto, aunque más no sea que por respeto a la luz, aún cuando no esta. Porque sino el fotógrafo sería alguien insoportablemente agresivo. Este oficio depende hasta tal punto de las relaciones que se establecen con la gente que una palabra puede estropearlo todo, y entonces los alvéolos se cierran. No hay aquí sistema, salvo el hacerse olvidar y hacer olvidar la cámara, que es siempre demasiado llamativa. Las relaciones son muy diferentes según los países y los medios. En Oriente un fotógrafo impaciente o simplemente apurado se cubre de ridículo, lo que no tiene remedio. Si alguna vez uno es superado, porque alguien ha notado la cámara, entonces no se puede hacer otra cosa que olvidar la fotografía y dejar amablemente que los niños se arremolinen. Acabo de hablar extensamente del reportaje. Yo hago reportajes, pero lo que busco desesperadamente es la foto única, que se basta a ella misma por su rigor (sin pretender por eso hacer arte, psicología, psicoanálisis o sociología), por su intensidad, y cuyo tema excede la simple anécdota.

4 comentarios:

naty dijo...

POR SUERTE EXISTE LA FOTOGRAFIA QUE FIJA ESE INSTANTE EN NUESTRA VIDA...ES UNA ALEGRIA AL ALMA PODER VER ESA FOTO DE ESE MOMENTO TAN LINDO QUE VIVI Y REVIVIRLO...
ME GUSTAN MUCHO ESAS FOTOS ESPONTANEAS, CAPTAN MEJOR EL MOMENTO SIN PONERSE EN UNA POSE FICTICIA...
PARECE QUE A LOS MUCHACHOS MUCHO NO LES GUSTO LA DECISION DEL ARBITRO Y LOS POLICIAS DE ADORNO ESPERANDO QUE SUCEDA ALGO MALO PARA RECIEN ACTUAR...
SIEMPRE ES UN PLACER LEERTE...
ESPERO ESTES MUY BIEN, UN BESO...

Javimetal dijo...

Naty:

Si, las fotos ayudan a recordar lo que pasó, ponen nitidez en lo que nuestra memoria olvidó.
Las fotos espontáneas son más puras, es como que no están pervertidas. Como decía Bressón, yo nunca armo la foto de una noticia, veo que muchos fotógrafos les dicen a los protagonistas hacé tal cosa, señalá ahí, etc, aunque a veces de mi trabajo me lo pidan no lo hago porque la noticia y la foto tratan de reflejar la realidad.
Esta foto en particular generó mucho lío en el momento de su publicación, incluso se hablo de ética y otras cosas que no vienen al caso que las mencione acá.
Saludos.

MitsukO dijo...

"[...] el fotógrafo sería alguien insoportablemente agresivo", interesante frase; creo que no hubiera considerado el uso del flash desde esa perspectiva, antes de leer esto.
Qué responsabilidad la de un fotógrafo, qué encantadora experiencia... a veces las personas no son capaces de analizar qué hay detrás de cada imagen captada, una experiencia, miles de historias.
=)
¡Saludos Javi!

Javimetal dijo...

Mitsuko:

Como decís, lo importante son las historias detrás de cada foto, una foto nunca alcanza a describir una historia. Por eso Bressón hacía foto reportajes con un conjunto de fotos que explicaran determinado tema.
El fotógrafo es insoportablemente agresivo, a mi manera de ver, si arruina con su presencia lo que está ocurriendo. Si en medio de una obra teatral, aparece entre el escenario y el público molestando la visión y desconcentrando a los espectadores. Es agresivo también cuando dispara sin cesar para ahorrar tiempo como si la cámara fuera una ametralladora, entonces ahí no hay profesión que valga. Si no nos detenemos a elegir el momento justo por nuestro apuro o por lo que sea, le podríamos dar la cámara en automático a alguien sin conocimiento de fotografía y podría solo "gatillar", total, de una ráfaga de 20 fotos alguna segura estará bien.
A veces sin ser agresivo se es demasiado protagonista. Hoy es muy común que en una boda el fotógrafo maneje los tiempos y sea parte del show sobresaliendo a cada momento, hay que entender que los protagonistas son los recién casados.
Gracias por el rico comentario, un beso.