domingo, 11 de octubre de 2009

Veo veo


¿Hasta donde puede arrastrarnos la fama? ¿Qué poderío se esconde detrás del ansia, de la necesidad de mostrar que somos alguien? Empezar a ser famoso no parecería ser lo difícil, sino el dejar de serlo.


Exhibición de fotos sensuales en red; páginas que hablan de cómo somos; cámaras mostrando todo; el minuto a minuto del Chat; los reality shows… ¿Qué parte de todo esta exposición es propio de nosotros y que parte es heredada de lo que vivimos como sociedad? Los psicólogos explican, haciendo referencia a los adolescentes, que necesitan hacerse ver, mostrarse, porque en los días que corren el cuerpo se desarrolla antes que la mente, entonces se limita la capacidad de refrenar los impulsos de mirar y ser mirados solo como objetos.


¿La familia puede educar en esta vertiente de imágenes cuando observamos que las madres prácticamente compiten con sus hijas en indumentaria, presencia y juventud? ¿Puede simplemente la voluntad de los padres contra una tecnología que los supera?


La sociedad también funciona como fomento de liberación del yo. Sabido es que los famosos que pasan demasiado tiempo sin ser noticia, contratan a fotógrafos para que los siga durante un día y así documentar las imágenes que invadirán las tapas de revistas, simulando espontaneidad y foto periodismo. O podríamos también mencionar a la infinidad de personas que son populares sin ser actores, ni músicos, ni humoristas, ni nada. Están ahí, en la pantalla, nadie sabe porqué, pero están insoportablemente. El mundo reclama fama, nosotros ser vistos. Ecuación perfecta para mostrar lo que somos, para intentar “ser alguien”. Si el hecho no sale en los medios, no es noticia. Ver para creer, aparecer para existir.


Llegamos a la insólita situación de ver diarios íntimos en formato blogs, ¿de qué intimidad hablamos?


Entablar algún tipo de relación personal con alguien se presenta cada vez más dificultoso. Podemos argumentar falta de tiempo; vidas vertiginosas; sumisión tecnológica; consumismo exacerbado; satisfacción inmediata sin reflexión y momentánea; etc. Así vivimos, por momentos, en una especie de soledad compartida con el mundo, pero soledad al fin. Comunicados pero incomprendidos. Relacionándonos pero sin conocernos. Uno al lado del otro, pero cada uno en su burbuja.


En la actualidad el personaje de Platón no querría salir de la caverna, no correría semejante riesgo, si total lo tiene todo, lo ve todo ahí sentado, en su refugio con Wi-Fi.

10 comentarios:

Nati dijo...

Hay muchas personas que si no exponen las cosas que hacen, sus vidas creen que no son nadie...Que si no dan a conocer hasta lo mas minimo de sus cosas pasan por la vida sin pena ni gloria...
A mi me gusta mucho mantener mi intimidad, cuido mucho especialmente la de las personas que quiero... Me gusta que confien cuando necesiten alguien que los escuche sin miedo a que a los dos seg se entere todo el mundo...
Es muy triste que uno trate de cuidar su intimidad y la de las personas que quiere y que cualquiera sin importarle las consecuencias exponga la vida personal de "otros" como si nada fuera...
Muchos se exponen para tener la aprobacion de los demas, todo el tiempo buscando encajar en los ideales de otras personas, tratando de ser aceptados, buscando todo el tiempo q les digan lo bueno, malo, lindo, feo,etc. que son...Supongo que se basa en una falta de confianza en uno, esa falta de aceptación con lo que somos, darnos cuenta que no somos perfectos, que a veces cometemos errores...
un beso!

Javimetal dijo...

Nati:

Algunas cosas de las que marcás sobre la exhibición es propia de una etapa adolescente. Lo que no comprendo bien es a quienes te referís cuando decís que exponen la vida personal de los otros como si nada fuera. Entiendo que estás haciendo mención a los programas de la farándula.
Está muy interesante la parte en que escribiste sobre la falta de confianza, me da a pensar... No llego a decidirme si es falta de confianza o si es realmente una necesidad de ser vistos en este mundo tan superficial y de apariencias. Y creo, por último, que cada uno es consciente de los errores que va cometiendo, después cada uno elige, hacerse o no cargo y aprender o no de esas equivocaciones.
Besos.

Nati dijo...

Me refiero a los que hablan cosas intimas de los demas sin autorizacion de la persona, la tele esta plagada de eso...Muchas veces se critica a algunas personas publicas que no les gusta hablar de su vida privada o exponer a su familia..Hace poco escuche en la radio a alguien que criticaba a Julian Weich porque en su programa se muestra re simpatico y cuando le hacen un reportaje y le preguntan sobre su vida privada no le gusta hablar y es re mala onda..Yo pensaba que tendra que ver ser una persona publica con estar obligado a exponer tu vida privada...
Es cierto igual que hace un tiempo hay una explosión de mostrar hasta lo mas intimo del ser...
Al hacer publica toda su intimidad no se sentiran desnudos,vacios por dentro?
un beso!

Javimetal dijo...

Nati:

Es cierto que una persona pública no está obligada a exponer su vida privada, pero sabemos que en una profesión así, estas personas famosas le deben mucho de su éxito a la gente, pueden no hablar de la intimidad pero deberían tratar bien a sus fans y brindarse a ellos, me parece que es parte de este ámbito.
Con respecto a tu última pregunta creo que ya se sienten vacíos y por eso deciden mostrarse.
Saludos.

José Glanzmann dijo...

Hay un libro que parece interesante sobre el asunto, "la intimidad como espectaculo" de Paula Sibilia, una comunicadora argentina.
un abrazo de Ogro

Javimetal dijo...

José Glanzmann:

Desconocía ese libro. Gracias por el dato. Me fijé en internet y suena interesante.
Le mandé un msj a Fabbiani, ahora que todos tenemos su número. ¡Qué genios los del foro! El msj empieza formal para que lo lea y después le di con todo. Insólito lo de ustedes.
Un abrazo.

Jacint dijo...

Hola!
Me pille con tu blog y está bien interesante! Felicitaciones!

Javimetal dijo...

Jacint:

¡Que buena tu visita! Ahora estaré leyendo tus escritos.
Hace mucho que no publico nada nuevo, tengo que ponerme las pilas, me hacía muy bien escribir.
Besos!!!

Isidora dijo...

Impresionante Javi, algo impresionante, coincido totaalmente con vos, las redes sociales existen por la necesidad de comunicación o la neesidad de comunicarse existe por un imperativo de ellas, impresionante, una vez más, leerte, es una pregunta que me hice demasiadas veces, es bastante raro, creo quePlaton hoy debería reformular todo el mito...

Javimetal dijo...

Isidora:

Me halaga mucho tu lectura y tus palabras, más aún sabiendo de quien vienen. Son opiniones que llegan de verdad, sinceras y directas.
¡Gracias por los aportes! Saludos!!!